Las marchantes de arte ~en EGIPTO~

Las marchantes de arte ~en EGIPTO~

El mes pasado viajamos a la India y el anterior a Japón, hoy elegimos visitar África y qué mejor que allá donde nació la civilización, donde proliferó el arte.

No sé si estáis conmigo pero después de las pirámides ¿qué es lo que se nos viene a la cabeza cuando hablamos de Egipto? El Nilo. Y es por eso que hoy os presento una entrada diferente de las anteriores, puesto que no os traigo tres artistas egipcios sino un conjunto de obras de diferentes periodos de la historia que nos hablan de Egipto y cuyo protagonista, en su mayoría, es el río Nilo.


Alegoría del Nilo

Alegoría del Nilo. Artista anónimo. Siglo IV.

Esta escultura no ha sido ningún descubrimiento para mí, los que estudiéis historia del arte la habréis visto en la asignatura de arte griego o arte romano, pues se trata de una escultura del siglo IV copia de una anterior griega que, como en multitud de ocasiones, se ha perdido y solo nos queda la copia.

El Nilo se nos representa como un hombre anciano recostado sobre una esfinge, que junto con un grupo de animales exóticos, evocan la tierra de Egipto. El nilo está acompañado de 16 putis, que vendría a recrear el nivel que alcanza el río en temporada de inundación (16 codos). En la base se representa el paisaje, la silueta del río y algunas plantas.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La hija del faraón sacando del Nilo a Moisés

La hija del Faraón sacando del Nilo a Moisés. José María Avrial y Flores. 1862.

Esta obra se encuentra en el Museo del Prado y es de un pintor español, paisajista, llamado José María Avrial y Flores. 

José María no solía pintar paisajes exóticos, sino más bien todo lo contrario, le gustaba pintar aquello que conocía y lo que tenía más a mano, pero gracias a Dios se aventuró a hacer esta maravillosa obra.

Como algunos sabréis, en el siglo XIX la pintura de historia era el género por excelencia y todos los pintores tenían que dominarla. Era muy compleja porque exigía por parte del artista tener conocimientos de pintura de paisaje y de retrato, así como demostrar su cultura en conocimientos históricos, literarios e incluso religiosos o mitológicos.

En realidad en esta época los pintores paisajistas aprovechaban el género histórico para contar alguna historia que realmente quedaba en segundo término, pues lo importante para ellos era el gran paisaje que se comía a los “personajes protagonistas”, como es el caso de esta pintura.

Si miramos de cerca encontramos monumentos medievales, góticos y románicos entre otros, y es que Avrial destacó sobretodo en el detalle de la arquitectura pintada. La historia que sirve como excusa para pintar este cuadro es leyenda de que Moisés fue arrojado al Nilo por su madre y la hija del Faraón lo encuentra y lo adopta.

Lo que más importa aquí es el paisaje, y a nosotros especialmente porque intenta recrear lo que sería el Cairo y las orillas del Nilo en aquella época. Un enorme castillo se alza ante nuestro ojos, rodeado de vegetación entre la que destaca las palmeras. Está decorado con esfinges, jeroglíficos inscritos en la piedra y todo tipo de dibujos y símbolos que nos transportan a Egipto. Además nos pinta dos pirámides  y dos pequeños obeliscos por si todavía no habíamos caído.

El sol también es muy representativo de Egipto, y es por eso que baña todo con una cálida luz amarilla propia del ocaso.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El cortejo del vendedor de linternas y El resplandor crepuscular en Egipto

Aquí vengo con dos obras magníficas del prerrafaelismo. Si sois nuevos aquí, hola, bienvenido, mi nombre es Carla y soy MUY FAN de la hermandad prerrafaelista. Dentro de esta hermandad encontrados a William Hunt. 

Willy no tuvo mucho éxito en sus inicios, pues como os podéis imaginar sus obras eran muy realistas y además le gustaba mostrar en ellas escenas cotidianas, lo típico, como relaciones extra-matrimoniales, esto generó mucha polémica y la crítica habló mal de ellas, diciendo que eran obras feas y con una ejecución torpe. Tú qué esperabas joven William.

Hunt decidió viajar a Palestina y Egipto en busca de inspiración, (y hachís, para que engañarnos), y allí pintó algunos de los cuadros que lo llevaron a la fama. La crítica entonces dijo que sus pinturas eran precisas, con mucho detalle y didácticas, aunque en realidad lo que querían decirle a Hunt era que eran mucho más apropiadas y que mostraban un simbolismo moral muy distinto de las escenas anteriores.

Lo más interesante para nosotros es la forma de representar escenas y detalles totalmente locales.

En 1854 Hunt viaja a Egipto y pinta el primer cuadro, retrato de una chica local que le sirve de modelo, vestida de forma tradicional, con joyas, tocado, descalza y rodeada de elementos egipcios como los animales (cabra, vaca, camellos) y el paisaje, pues de nuevo encontramos el Nilo y las palmeras de fondo en el desierto. La chica lleva un cántaro con agua y una jaula de gallinas.

Según Hunt, su intención fue capturar el espíritu egipcio en los tiempos en los que él vivía. Y es por eso que me sorprende la segunda obra, pues un fabricante de linternas se  inclina sobre una joven y le toca la cara a través del velo y le coge de la muñeca. Vendría a ser una adaptación oriental de lo que habría pintado en occidente, un comerciante tocándole una teta y tapándole la boca a una prostituta con un paño de cloroformo, por ejemplo, aunque disimulado. Esto, ojo, es percepción mía, no lo pone en ningún sitio ni es nada oficial, no vayáis diciéndolo por ahí, por lo que más queráis. 

Chafik Charobim

Por último no quería dejaros esta entrada sin hablaros de un artista egipcio, ya que la esencia de este proyecto (Marchantes de Arte) es acercaros al arte y la cultura del país elegido. Egipto está lleno de arte antiguo y por eso el arte más moderno no destaca, de hecho su arte contemporáneo es, en su mayoría, street art.

Chafik Charobim es pintor de paisajes también, y es por eso que lo he elegido, no solo porque también soy MUY FAN del paisaje, sino por contrastar de alguna forma las obras que hemos visto antes con las suyas, un artista local que pinta el paisaje de la tierra en la que ha nacido y vivido toda su vida.

Chafik le dio mucha importancia al color y a la luz, pues su país destaca por los granes desiertos y el sol, aunque su forma de retratarlo es mucho más romántico, podría decirse que incluso se acerca al impresionismo por esa voluntad de captar el color y la luz exacta de cada momento del día.

Destaca la serenidad, la calma, las personas que aparecen en sus cuadros están totalmente despreocupadas y se respira simplicidad. Estos son los temas que elige para sus cuadros, paisaje y escenas de vida cotidiana: artesanía, agricultura y venado.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La verdad que los títulos no se los curra mucho este señor. ¡Y pues ya estaría! Contadme qué os ha parecido, si os ha gustado más este tipo de entrada o preferís el modelo anterior basándome únicamente en artistas locales. Nos vemos el mes que viene, ¡de nuevo en otro país del continente Africano! Dejadme en comentarios qué país creéis que es, y también cual os gustaría que Mer y yo comentáramos en los próximos posts. Un beso enorme y gracias SIEMPRE por leerme.

 

Fuentes:
http://www.charobim.com/wp/
https://www.lacamaradelarte.com/2016/07/alegoria-del-rio-nilo.html
http://www.museivaticani.va/content/museivaticani/es/collezioni/musei/braccio-nuovo/Nilo.html
https://www.museodelprado.es/coleccion/obra-de-arte/la-hija-del-faraon-sacando-del-nilo-a-moises/29dcb81e-a4b2-4da2-b6d7-305ce7a18491?searchid=32665d36-fab3-d3e4-9bbf-776d24e9f219
https://historia-arte.com/artistas/william-holman-hunt
https://www.southamptoncityartgallery.com/object/sotag-1280/

2 comentarios sobre “Las marchantes de arte ~en EGIPTO~

  1. Qué te voy a decir yo que amo la pintura😍 Me encantan las vistas con arquitecturas y ruinas!!! Y la escultura es preciosa también! Qué difícil es elegir obras para hacer este tipo de post, hay tantas!!!

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: