Analizando “La Maldición de Hill House”

Analizando “La Maldición de Hill House”

Bienvenidos un viernes más al blog, hoy tenía ganas de hablaros de algo audiovisual, así que qué mejor que La maldición de Hill House, una de estas series que tienen un gran transfondo y mucho de lo que hablar. Contiene spoilers así que la lectura de este post es bajo tu propia responsabilidad.

Se trata de una serie súper novedosa porque toca el género del terror. Es un género que suele ser muy recurrente en películas, pero no tanto en series porque es difícil mantener la tensión durante toda una temporada. Creo que esta serie da la talla en ese sentido, y además no es una serie que se base en el miedo como tal, en el susto, en los fantasmas, sino más bien nos deja en suspense a través de la maraña de las historias de los diferentes personajes.

Al principio, cada capítulo nos habla de uno de los hermanos, de forma que se les da protagonismo a todos y esto provoca que se creen personajes fuertes y muy bien construidos. No solo eso, sino que juega constantemente con los saltos temporales que nos ayudan a conocer el pasado de ese personaje y su realidad presente, y como todo lo vivido anteriormente repercute de alguna forma u otra en su psicología, en su comportamiento o en la toma de decisiones del día a día.

Los puntos fuertes de esta serie, imagino que estáis de acuerdo conmigo, son el capítulo 4 y 5, los que están dedicados a Luke y Nell respectivamente, los dos hermanos mellizos, el primero drogadicto y la segunda la hermana fallecida, que está viva en el primer capítulo y al final del mismo nos enteramos de que se ha suicidado en la casa encantada en la que vivieron de pequeños.

A mi parecer, a partir del capítulo 6 la serie da un bajón importante porque para mi el clímax radica en la muerte de Nell, su historia y el porqué de muchas cosas, y no tanto en la historia de la casa, de la cual creo que tampoco se habla mucho o se le da gran importancia, ni a la casa ni a sus fantasmas, de los que nada conocemos -ni sus nombres, ni sus historias, ni por qué están allí-, nada. Hay muchas lagunas alrededor del tema de la casa porque por ejemplo no sabemos cuando quien la construye o qué fama tiene por los alrededores, si los padres la compran a sabiendas o no de que está encantada, y aunque los sirvientes nos hablan un poco de un cierto pasado de los antiguos propietarios, tampoco nos lo dejan nada claro.

La vivienda tiene un papel importante simbólicamente, y no solo la casa encantada, también las casas en las que viven cada uno de los personajes, que de un modo u otro los definen. Por ejemplo Steven vive en un apartamento vacío, minimalista, se puede considerar el reflejo de su interior. Por otro lado la casa de Nell está totalmente desordenada y nos muestra el caos de su cabeza, o la de Shirley, limpia, impecable pero a la vez se trata de un tanatorio, un ambiente deprimido y que además muchas veces se confunde hasta el punto de no saber qué es su casa y qué su lugar de trabajo. El padre mismo cuando asiste al funeral de su hija le dice a Shirley que tiene una casa muy bonita y esta le contesta que no es su casa, es el tanatorio.

Cambiando de tema. No sé si lo sabíais, pero la serie está basada en una novela anterior, la cual nos habla de Eleanor, una chica soltera que no encaja muy bien con los ideales de la época de madre-esposa y que vive de alguna manera atormentada con esto. Me tenéis que perdonar pero como no he leído el libro no os puedo dar muchos datos sobre si hace referencia la serie al libro o no, qué cosas son iguales y cuales no tienen nada que ver.

Lo que sí se, es que la serie parece construida a partir de la visión de los cinco hijos. Sabemos que la madre se suicidó, no les queda muy claro por qué y el padre pasa a ser una figura negativa que les esconde toda la verdad, entonces los primeros capítulos son muy ambiguos en cuanto a la lectura de los padres y no será hasta más adelante cuando descubramos la historia. Me hace pensar que en efecto, los hermanos tampoco conocen la historia de sus padres y esto los hace un poco menos interesantes.

Los padres, además, son los personajes más insulsos y menos construidos de todos, de hecho, al final, el padre tiene que morir para salvar a sus hijos, cosa que veo un poco absurda y ya muy reiterada en este tipo de géneros. Tengo que añadir que el padre-joven, el actor Henry Thomas, a mi parecer no transmite lo suficiente, y os pongo un ejemplo muy bueno, la escena en la que se corta la mano, no me pareció que estuviera enfadado ni nada por el estilo, quiero decir, es un actor muy plano y que no le da emoción alguna a la historia.

Retomando el inicio de la serie, los primeros capítulos donde nos va contando la historia de cada personaje están muy bien construidos. El primero de ellos nos introduce a Steven, el hermano mayor. Su historia radica en la negación. Hay un conflicto constante con este personaje porque de pequeño siempre lo vemos con su padre, queriendo ayudar, pero su padre le pide que cuide de sus hermanos, pero los hermanos están desperdigados por ahí y esa tarea se ve frustrada de alguna forma, así como la de ayudar a su padre.

En el tiempo presente además también hay muchos conflictos como la novela que ha escrito sobre los sucesos vividos de pequeños y la desaprobación de las hermanas o cuando muere Nell y él tenía la obligación de haberla llamado y Shirley le recrimina que en parte es culpa suya que su hermana esté muerta. Él está en fase constante de negación, negación en cuanto a que lo vemos diciendo siempre que no ha visto ningún fantasma, aunque sí que los haya visto, negación cuando escribe esas novelas basadas en esa falsa experiencia y queriendo explicar todo desde una perspectiva lógica de la enfermedad mental y esa negación de la familia, cuando habla con su padre y le dice que en cierto momento de su vida se operó para no transmitir ese “gen” de locura que afecta a toda la familia.

Al final de la serie nos encontramos con que su padre se vuelca en él y finalmente consigue ejercer el rol de hermano mayor, se queda al cargo de cuidador de la casa, cerrando este ciclo de querer ayudar. El padre le impone la importante tarea de encargarse de la casa.

El personaje de Luke está muy estereotipado, el yonki que entra a rehabilitación y sale  en busca de sus hermanos para que le den dinero para droga. Lo que más me gusta de Luke es que se vea este tipo de personaje con capacidad de poder superar su adicción, porque no estamos acostumbrados a ver esto, sino que siempre se nos muestra al yonki como yonki, incapaz de hacer ya nada más con su vida. Nos muestran también que las razones que lo hicieron terminar drogándose fueron los propios fantasmas de la casa, el hombre del bombín concretamente, que lo persigue a todas partes. La verdad es que me inquieta mucho ese personaje del que no sabemos absolutamente nada, y bajo mi punto de vista, si a mí me persiguiera ese tipo también yo acabaría como Luke, o drogándome para dejar de ver esos seres o loca perdida.

Además, su afinidad con Nelly también me gusta mucho, y de hecho los capítulos dedicados a los dos hermanos son los más interesantes. De hecho el capítulo de Nelly es el que más me gustó, y como termina desvelándonos que la mujer del cuello torcido es ella misma me parece increíble, no me lo veía venir para nada. Hay pocas escenas de miedo en esta serie, hay muchas de tensión y de intriga, pero pocas de verdadero miedo, y yo creo que el capítulo cinco está construido de todos estos elementos diferentes, pero el hecho de que Nelly sufra parálisis del sueño me parece una cosa totalmente real y súper terrorífica ya de por sí, sin añadirle ningún elemento sobrenatural.

Theo es la hermana del medio, y como tal sufre este tipo de maldición de ser la niña que pasa desapercibida. Tanto en el libro como en la serie, este personaje tiene una hipersensibilidad que le permite tocar las cosas y de alguna forma ver o sentir más allá del propio objeto, aunque nunca vemos lo que ella ve, lo cual creo que es todo un acierto porque es algo que construye también el personaje, un personaje incomprendido e incapaz de transmitir lo que siente con otras personas, incluidos los espectadores.

De alguna forma también creo que no acaba de explicarse muy bien su historia en el momento presente porque está claro que es una persona hipersensible y con un poco de agorafobia porque no quiere tener contacto con las personas, pero al mismo tiempo es una mujer sexualmente muy activa, es una de esas contradicciones que pueden darse y que me parecen muy chulas, y además nos da a entender que ella busca un contacto sexual pero no real con el resto del mundo.

Su hipersensibilidad se nos presenta a través del hombre de la cara sonriente, donde consigue descubrir que el padre adoptivo de una niña abusa sexualmente de ella, pero este hecho también nos deja muchos interrogantes porque no sabemos si se siente identificada o no con que el contacto con los demás es algo dañino o simplemente es una escena para enseñarnos que tiene “poderes”.

Finalmente tenemos también a Shirley, un personaje muy completo y que se guarda todo en el interior hasta que de alguna forma implosiona. Está constantemente rodeada de muerte. Hay otro momento de miedo en la serie en la que Shirley está con su hermana Theo en el coche y de repente aparece una cabeza que grita y nos da un susto de muerte a nosotros y a ellas. Podría tratarse de un golpe dramático que provoca que Shirley se enfrente de una vez a la realidad, un elemento que nos ayuda a hacer avanzar una historia que estaba estancada.

Ya hemos dicho que los capítulos cuatro y cinco son de una intensidad muy alta, por lo que luego el resto de la serie me parecen un tanto flojos. El capítulo seis es aquel en el que todos los miembros de la familia consiguen reunirse en una sola habitación y encontramos entonces un larguísimo plano secuencia, tan largo que incluso se vuelve un poco forzado y me provoca confusión, aburrimiento y agobio a partes iguales. Se trata de un momento en el que las discusiones se van sumando una detrás de otra, a cámara va siguiendo a los personajes y va pasando de uno en uno haciéndose muy artificioso. Posiblemente el director buscara este efecto porque no va detrás del realismo, muchas veces los planos secuencia se introducen solo para que se hable de ellos, porque son un recurso muy difícil de incluir en los audiovisuales, y da como “caché” al asunto, pero a mi parecer, los mejores planos secuencia son aquellos que no se no tan.

Poco a poco se va perdiendo la intriga del principio, en parte imagino que porque vamos descubriendo el porqué de muchas cosas y se van reconciliando con el pasado, o posiblemente porque los últimos capítulos se centran en los padres y no están muy bien construidos. Además incluyen muchas cosas que no están muy claras como por ejemplo la aparición de la niña amiga de Luke que da a entender que está muerta, pero luego no, pero luego muere. Me parece que es algo que genera mucho lío. Así como el hecho de que haya tantos fantasmas en la casa pero no se haga hincapié en la historia de ninguno. Bajo mi punto de vista, los fantasmas deberían ser uno o a lo sumo dos, y no solo eso sino que empezamos a ver cosas que no tienen ninguna historia ni conexión con nada como por ejemplo el moho del sótano o el señor del reloj. Al final, parece que nos quieren dejar ver que el verdadero enemigo es la casa, pero entonces para que tanto fantasma si es la propia casa la que quiere engullirse a los habitantes.

A pesar de estos aspectos, yo creo que es una buena propuesta de serie de terror, que cumple muy bien esos objetivos de tenernos en tensión y que además juega con nuestra experiencia de las películas de terror, cuando no podemos dejar de mirar por detrás de los personajes a ver si se asoma algo en la penumbra o sospechamos de todos y todo.

Yo, como fan incondicional del género, creo que es una de las mejores series que he visto, y a pesar de que he visto muchas películas de miedo, buenas y malas, y la mayoría de espíritus, demonios y posesiones, concluyo pensando que aporta cosas nuevas y sabe sorprender. Y lo que más me ha gustado, sin duda, es cómo introduce cosas terroríficas fuera de lo irreal, como son las enfermedades mentales, el suicidio o las drogas, y lo pone todo en relación con elementos paranormales.

Una vez más, si has leído hasta aquí muchas gracias, espero que te haya gustado. Déjame en comentarios si tienes la misma opinión que yo o si discrepas en alguna cosa. Nos leemos el próximo viernes. Un saludo 😀

 

7 comentarios sobre “Analizando “La Maldición de Hill House”

    1. A mi me gusta AHS sobretodo las primeras temporadas, pero el resto me las empiezo pero nunca me las termino ☹️ se me vuelven un poco pesadas y pierdo el interes.

      1. Yo igual, las primeras son las mejores, la del hotel ni me la terminé, no me gusto nada. Y tengo pendiente verme las dos últimas pero no tengo demasiadas expectativas… Te diría me quedaría con hill house, aunque el final para mí fue un poco bahh… Pero de AHS gana la primera temporada

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: